• Año
  • Interacción y Etapas
  • Categorías
Filtros seleccionados:

Príncipe y señor de mis lados incorrectos

María Monterrey, 2009

Caracas, 27 de enero de 2009 Príncipe y señor de mis lados incorrectos: Ahora que después de tanta apariencia y de tanto escondernos a mí no se me ocurre otra cosa que escribirte una carta de amor pública y meterla en el concurso de Cartas de Amor de Mont Blanc....

No es que no sepa, es que no puedo decírtelo

Marianne Amelinckx, 2012

Al observar a las personas mientras hablan, me doy cuenta de que las manos son parte crucial del lenguaje, pues con ellas también nos comunicamos. Cuando somos bebés, lo primero que aprendemos a decir son las palabras que más utilizamos, y por tanto, necesitamos decir:...

2004 2do premio

Helena Ibarra, 2004

Caracas, 6 de febrero, 2004 Mi amor, que frío este recurso, práctico pero limitado cuando lo que quisiera es cobijarme a tu lado. Ojalá las letras dibujadas en este papel, cobraran vida y danzaran en un mar de caricias para acompañarte. Ojalá tuvieran música mis...

Robertico

María Angélica Taisma, 2006

Robertico: He vuelto al pasillo blanco de la Facultad- lugar donde nos conocimos hace veinte años- porque hoy es la feria navideña y tú sabes que yo no pierdo una oportunidad  de caerme a palos ya que- al igual que tú- cuando me tomo unos traguitos  me desinhibo de...

Amor

María Angélica Taisma, 2010

AMOR: No sé si querrás leer esta carta. Supongo que sigues ofendido y que recuperar lo nuestro será más difícil que echar para atrás el cambio climático, alcanzar el Everest, sacar la cita del pasaporte … ¡o todas las anteriores! Aún así, Amor, asumo el riesgo de...

Hola mi querida Cecilia

Cecilia Manchola, 2008

¡Hola mi querida Cecilia! Trato de repetírmelo sonriendo cada vez que me asomo al espejo desde hace algún tiempo, pero no consigo respuesta. Parece tratarse de una máquina tragamonedas dañada. En algunas personas se da el milagro del amor a primera vista entre ellas y...

Para cuando olvides y ya no recuerdes.

Maura Sulbarán Rivadeiro, 2013

Sé que tienes miedo y que no tienes la práctica o la gracia que se requieren para escribirte una carta a ti misma, pero tienes que hacerlo, Corina, tienes que hacerlo hoy que recuerdas, hoy que es aterradoramente obvio que con el paso del tiempo incluso tu reflejo perderá...

Perdóname mi Dios

Milena Gutiérrez, 2012

Perdóname mi Dios Mi Dios desde que partió Efraín mi vida se resume a interminables momentos de silencios, en los que sueño con el azul de sus ojos inolvidables, con esa imponente fuerza de mar bravío, tan parecido a su papá quien solo nos dejó “soledad”.  El niño...

Rafa

Rosa Acevedo, 2009

Rafa: Después de tanta meditadera, que sirva esta carta desgraciada para ponerle punto final a este amor sin esperanzas, porque hoy ya sé que no las habrá jamás. Maldito cibermundo que me volvió trizas la existencia. Porque gracias a la computadora de Albertico, mi...

Carta a Nico

Graciela Pantin, 2008

Carta a Nico Mi querido Nico. Acabo de dejarte en tu colegio. Entro en casa y me envuelve tu ausencia. Intuyo que conoces este sentimiento. Poseída por ese silencio, te escribo esta carta con la esperanza de que algún día la podrás leer. Esta mañana te presione...

Tato Elias, por favor.

Kryssia Kipp, 2013

Tato;      No podemos seguir así. Esto tú y yo ya lo habíamos hablado vale, lo habíamos conversado…      Tenemos 4 años juntos, he concluido que contigo tengo la relación mas...

Para Tatá, María, Cheché y Adilia

Carolina Jaimes Branger, 2013

Para ustedes, a quienes tal vez nadie les escribió una carta. Para ustedes, que no tuvieron hijos por cuidar los hijos de otros. Para ustedes, que iluminaron mi infancia con su presencia, su dulzura y su sencillez. Para ustedes, almas puras que a pesar de haber sufrido,...
Comentarios
Nuestros Videos


Nuestros Aliados

La carta ganadora
Querido Niño Jesús

por José G Márquez, 2013

Querido Niño Jesús: Aún recuerdo tus figuras abstractas y tus siluetas deformes, aunque cuando vivía entre tus calles, y transitaba por tus escaleras, prefería mirar al cielo porque era lo único que me gustaba ver a tu alrededor. Era un idiota. Quizás no me recuerdes, pues solía ser uno de esos muchos que todavía viven en tus casitas iluminadas y descoloridas, tan juntitas todas...


La carta del día
Nic

por Dariela Sosa, 2007

Nic, Me urge confesarte cómo empezó toda esta locura. Disculpa si me paso de rata algunas veces; tengo que decirte la verdad porque Te amo. Todo comenzó un día que, cuando salía del gimnasio, me saludaste amablemente. No te recordaba, pero tu te adelantaste y te presentaste de nuevo, indicando que eras el mejor amigo del novio de Teté. “Obeso y con nombre ´e pueblo”...